12.8 C
San Luis
lunes, mayo 10, 2021

Whatsapp: 2665 123260

InicioSociedadReconversión en tiempos de pandemia: Por el Coronavirus, Cervecería y Maltería Quilmes...

Reconversión en tiempos de pandemia: Por el Coronavirus, Cervecería y Maltería Quilmes usa los ingredientes de la cerveza para elaborar pan y alcohol

Con el objetivo de ayudar a la comunidad, la empresa decidió reconvertirse y utilizar la materia prima de la cerveza para fabricar productos de primera necesidad. En base a esta visión colaborativa, puso en marcha un plan para donar agua, alcohol sanitizante y pan, en coordinación con organizaciones sociales y centros de salud. A pesar de la crisis, apuestan al futuro y buscan que su ejemplo inspire al resto de la sociedad.

La cerveza ya estaba preparada y lista para vender cuando la pandemia hizo que el aislamiento obligatorio se instalara en la Argentina. En ese momento, lo más importante era ayudar a la sociedad, brindar respuestas ante una situación para la que nadie estaba preparado. En las góndolas, el alcohol etílico empezó a escasear. Era un bien preciado, que a fines de marzo era imposible de conseguir. Ante ese panorama, Cervecería y Maltería Quilmes decidió poner manos a la obra y adaptar su negocio principal para hacer un aporte a la comunidad.

La empresa decidió destilar el acohol de su cerveza. Lo hizo en asociación con la destilería Restinga, una Pyme ubicada en Mar Chiquita. El resultado final fue exitoso y hasta ahora se entregaron 150 mil botellas del producto.

Ese fue uno de los primeros pasos, pero el proceso no se detuvo allí. Cervecería y Maltería Quilmes lanzó el plan de ayuda humanitaria “Entre todos lo damos vuelta”, que fomenta la donación de una gran variedad de productos de primera necesidad. Muchos, obtenidos a partir de materias primas como el pan, hecho con cebada. Y otros, comprados especialmente en una primera instancia de la cuarentena, como camas, para cooperar con el fortalecimiento del sistema sanitario.

“Nuestro objetivo es unir a la gente por un mundo mejor. Queremos producir de manera sustentable, cuidando los recursos. Lo que se busca es procurar el bienestar de las comunidades, convertir el mundo en un mejor lugar para vivir. En ese sentido, consideramos importante generar iniciativas que contribuyan a la sociedad”, subrayó Vanesa Vázquez, gerenta de sustentabilidad de la empresa.

Entre todos lo damos vuelta

Desde hace años, Cervecería y Maltería Quilmes viene realizando acciones que apuntan en esa dirección, y ahora todo se profundizó, ya que la ayuda que se pueda brindar cobra otra dimensión. La génesis del plan “Entre todos lo damos vuelta” está en la plataforma de impacto social Valor, que se puso en marcha el año pasado con el objetivo de fortalecer a las organizaciones sociales, a través de la transferencia de conocimiento de gestión. “Con el aislamiento decidimos aprovechar esta plataforma para ponerlo al servicio de la emergencia de la necesidad. Ahí nos centramos en nuestro producto, la cerveza, y empezamos a pensar distintas iniciativas que puedan dar respuesta a las comunidades”, indicó Vázquez.

El proyecto se basó en tres estrategias para colaborar, contener y contribuir a que la gente se quede en su casa. En principio, se donó agua, un recurso extremadamente necesario. Se agregó el alcohol, indispensable para la sanitización, y se le sumaron viandas de comida, producidas en el restaurante del parque cervecero de la compañía, en el municipio de Quilmes.

Además, la empresa hizo un aporte en cuanto a materiales de protección y de mobiliario para centros de salud. En las últimas semanas se generó una alianza con la Universidad Nacional de Rafaela, con el objetivo de confeccionar protectores para médicos a partir de cascos de seguridad que se utilizaban en la planta. Luego del desarrollo tecnológico, se contactó a emprendedores con los que se hizo la impresión 3D y el ensamble. Se donarán 10 mil protectores para el personal de salud. En el inicio del aislamiento, además, se compraron guantes y lentes para distribuir. “En marzo había una gran necesidad de fortalecer el sistema de salud”, recordó Vázquez. En ese momento, también se aportaron camas, que se hicieron junto a una PyME de Quilmes, 4E Ambiente Consciente, con la que la marca ya había trabajado. Son camas que tienen una duración de 30 años y que fueron destinadas a centros de emergencia, pero luego serán transferidas a Villa Itatí, para que puedan usarlas las familias que las necesiten. Tanto las camas como las máscaras se hicieron a partir de PET reciclado.

Todo debió hacerse a contrarreloj para llegar a tiempo a cubrir las demandas. Por ejemplo, los proyectos para destilar alcohol y para hacer pan a partir de la cebada se planearon en una semana. “Trabajamos desde un comienzo de manera colaborativa con Restinga, una destileria pyme de la provincia de Bs As. Junto a ellos buscamos una solución para producir alcohol al 70% a partir del destilado de mosto cervecero. Primero tuvimos una prueba con una cantidad y luego avanzamos con la producción de 150 mil botellas de alcohol al 70%”, detalló Vázquez.

La empresa ya donó 150 mil botellas de alcohol y está produciendo otras cincuenta mil.

La empresa ya donó 150 mil botellas de alcohol y está produciendo otras cincuenta mil.

El proceso de fabricación del pan lo hacen con una panificadora de Merlo. La empresa abastecía a hoteles y restaurantes de Buenos Aires, que hoy están cerrados, y tenía cortada su producción. Con este proyecto reactivaron el trabajo.

Compromiso y sustentabilidad

Si bien en estos últimos meses las ventas bajaron, eso no es un impedimento para que las donaciones sigan adelante. La empresa apuesta a la Argentina y se enfoca en el futuro con la mirada puesta en un compromiso de sustentabilidad que se resume en reducir, reutilizar y reciclar.

“Nuestra mirada es a largo plazo. Somos una compañía de 130 años en la Argentina, que pasó por un montón de situaciones adversas. Sin dudas, esta es la más anómala de todas. Pero venimos teniendo una mirada de inversión, de largo plazo, de apostar a la Argentina. Nuestro compromiso cierra con que queremos tener una compañía por 100 años más. Esto puede parecer un eslogan, pero está bajado en los hechos. Seguramente saldremos fortalecidos y vamos a lograr generar una cercanía muy fuerte con las comunidades”, agregó.

La respuesta que reciben por la ayuda es muy satisfactoria. “Es increíble”, destacó Vázquez, y describió: “Por ejemplo, nos contaba un chofer del camión que lleva el alcohol, que se siente un héroe. Se lo agradecen casi entre lágrimas. Desde las organizaciones nos mandan mensajes y dicen que el pan es riquísimo. Están súper contentos porque no podían comprarlo. Nosotros les contamos los nutrientes que tiene y se entusiasman, porque saben que están comiendo un alimento que los va a ayudar a fortalecerse”.

Desde el restaurante del parque cervecero se donan 600 raciones de comida por día, que se suman a 700 viandas que salen desde otros puntos.

Desde el restaurante del parque cervecero se donan 600 raciones de comida por día, que se suman a 700 viandas que salen desde otros puntos.

Uniones que hacen más fácil la tarea

“Nosotros nos asociamos en cada proyecto con nuestra cadena de valor. Todos habían sido proveedores nuestros, estábamos vinculados. Y ahora los contactamos para poder encontrar soluciones a los desafíos que teníamos para poder ayudar”, indicó Vázquez sobre las organizaciones que acompañan a Cervecería y Maltería Quilmes en su tarea solidaria.

Por ejemplo, la compañía trabaja con Cáritas Quilmes, a la que entregan diariamente, en tres centros, 10 mil panes con cebada. También coopera con Cruz Roja, para la entrega de alcohol y agua en todo el país. Y opera con hospitales y gobiernos locales, que indican cuáles son las necesidades más urgentes. La empresa cervecera aporta su materia prima y su logística para transportar los productos de un lugar a otro.

La producción de alcohol se hizo en conjunto con la destilería Restinga, una PyME de la provincia de Buenos Aires. Las camas, en asociación con una PyME quilmeña, 4E Ambiente Consciente. El proceso de fabricación de estos objetos es muy interesante. Se activó un esfuerzo colectivo para que instituciones y ciudadanos separen en origen los residuos plásticos de un solo uso. Estos son recolectados y clasificados en plantas operadas por cooperativas y municipios. Los materiales son procesados en la planta de 4E y son transformados en madera plástica de alta resistencia y durabilidad.

Desde el restaurante del parque cervecero de Cervecería y Maltería Quilmes se donan 600 raciones de comida por día, que se suman a 700 viandas que salen desde otros puntos. Se hicieron alianzas con PyMES con las que usualmente trabajaban para activar su economía, como Fonte D’Oro, de Mar del Plata, Temple Bar, de Buenos Aires y Córdoba, o Aramark, de Zárate.

El plan de ayuda humanitaria “Entre todos lo damos vuelta” fomenta la donación de una gran variedad de productos de primera necesidad.

El plan de ayuda humanitaria “Entre todos lo damos vuelta” fomenta la donación de una gran variedad de productos de primera necesidad.

Para realizar el pan a partir de la cebada, se da un proceso colaborativo entre diferentes empresas que aportan sus conocimientos específicos. Todo empieza en la Maltería de Quilmes, en Tres Arroyos, donde, en colaboración con la panadería artesanal La Francesca, se desarrolló la receta. Allí se hace la molienda para lograr la harina, que luego es trasladada a Icedream, una panificadora de Merlo, que elabora el producto final. La distribución la hacen organizaciones sociales como Caritas.

Por último, la empresa se unió a #SomosQuilmes y #MayoresCuidados, con el apoyo voluntario de colaboradores que se sumaron a cooperar en estas campañas del Municipio de Quilmes y del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.