30.1 C
San Luis
lunes, marzo 1, 2021

Whatsapp: 2665 123260

Inicio Sociedad Después del IFE el Gobierno busca crear 300.000 puestos de trabajo

Después del IFE el Gobierno busca crear 300.000 puestos de trabajo

Serán para los sectores informales. Apuntan a construcción, textiles, producción de alimentos, cuidado de personas y reciclado.

El gobierno ha estado trabajando en un plan de bienestar post-pandémico que le permita mantener la red de contención que ha amortiguado los efectos de la cuarentena de 120 días. El ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, dijo a nuestras fuentes que el programa de ayuda, que se ampliará tras la finalización del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), tendrá tres ejes: planes de empleo, renta básica y urbanización de barrios populares.

“Estamos trabajando en tres ejes. Una es la extensión del programa Potenciar Trabajo, otra es la introducción de una renta básica y la tercera es la urbanización de 4.000 barrios populares. Esta es la política social después de una pandemia”.

“Potenciar Trabajo” es un producto de la transformación de los planes sociales que ya existían en el ministerio y cubre a 580.000 personas que reciben 8.438 pesos, es decir, la mitad del salario mínimo. A cambio, tienen que pagar cuatro horas diarias, lo que puede hacerse trabajando en una empresa comunitaria o asistiendo a cursos de formación.

“El trabajo de fortalecimiento es de 20 mil millones de pesos. El objetivo es crear 300.000 puestos de trabajo en el marco de este programa en esta primera fase pospandémica”, dijo Arroyo.

El plan tiene como objetivo repartir estos 300.000 puestos de trabajo en cinco sectores de gran intensidad de mano de obra: la construcción, la producción de alimentos, los textiles, el cuidado y el reciclaje. El sector privado también participará en el plan, pagando la parte adicional de hasta 16.875 pesos del salario básico para quienes trabajen una jornada de 8 horas. El sector público también puede ser integrado por las provincias y los municipios que emplean a estas personas en las mismas condiciones.

Prevé un ingreso de empleo protegido: Los propietarios que ingresan al mercado laboral formal y cuyos ingresos superan el salario mínimo, el salario mínimo vital y el salario móvil permanecen en el programa durante el primer año de empleo.

“En algunas provincias donde la cuarentena es más flexible, ya hemos implementado este plan”, explicó Arroyo. “Se creará una unidad administrativa en cada provincia. Ya lo hemos organizado en 15 provincias, a las que estamos transfiriendo fondos para financiar proyectos en estos cinco sectores productivos. Además, se concederán subvenciones y préstamos no bancarios a bajo interés para la compra de maquinaria, herramientas, insumos y bienes de capital.

El otro eje clave del proyecto es el de los ingresos básicos, un tema del que los funcionarios han estado hablando durante varias semanas y que podría estar relacionado con el fin del IFE. El tercer tramo de este bono de 10.000 pesos se pagará en agosto y, como esperaba el Jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, éste será el último.

“Todavía no hay una definición del sistema de ingresos básicos. Es parte de un amplio debate que debe realizarse en la Argentina. Sabemos que después de la pandemia habrá una parte importante de la población que permanecerá sin ingresos después de la pandemia”, dijo Arroyo. Este ingreso básico será más limitado que el del IFE. Como resultado de lo que ha sucedido, llegará a un tercio de los nueve millones de personas que actualmente reciben esta bonificación. “Es evidente que los ingresos de algunos de los grupos más vulnerables de la población deben mantenerse en la práctica.

“Todo debe ser evaluado cuando la economía se abre Es un debate que debe celebrarse; estamos analizando constantemente la situación. Se debe evaluar el impacto fiscal. Pero está claro que la renta básica también significa más consumo”, dijo el ministro.

El tercer punto es la urbanización de los barrios vulnerables. Esta es una ley que fue aprobada hace dos años. “Es una política que se desarrollará a lo largo de 10 años. Durante la administración anterior, se estableció un fondo fiduciario y a partir de esta base es necesario consolidar más recursos”. El objetivo es llevar el asfalto, el agua y las tuberías a 4.000 barrios, a través de pequeñas obras que crean puestos de trabajo en la comunidad.

“Hasta la fecha, el 90% de los recursos del ministerio son alimentos y el 10% mano de obra. Con la pandemia, pasamos de proporcionar ayuda alimentaria a 8 millones de personas a apoyar a 11 millones de personas. Espero que para finales de año sea el 50% y el 50% y que el año que viene la atención se centre en el trabajo”, dijo. “Para salir de esto, necesitamos profundos cambios estructurales. El declive social es muy grande. Por eso quiero que los tres pilares – empleo, ingresos básicos y urbanización – sean una política de Estado”.