23.3 C
San Luis
lunes, abril 12, 2021

Whatsapp: 2665 123260

InicioDeportesPlaya, bosque, gimnasio y hockey: así es la pretemporada de las Leonas...

Playa, bosque, gimnasio y hockey: así es la pretemporada de las Leonas en la “burbuja” de Pinamar

Noel Barrionuevo y Delfina Merino, medallistas olímpicas, le cuentan a Clarín cómo se entrena la Selección, sin contacto con los habitantes de la ciudad.

La pandemia de coronavirus obligó a suspender en marzo la Liga Pro y a postergar los Juegos Olímpicos de Tokio. Pero las Leonas no claudican y después de casi cinco meses de cuarentena se aislaron en una “burbuja” sanitaria en Pinamar, donde las 28 convocadas por Carlos Retegui se entrenan en el gimnasio, la arena y la cancha de hockey sobre césped, sin contacto con los habitantes de la ciudad.

“Al principio costó un poco, porque fueron varios meses sin jugar. Cada una en su casa hacía lo que podía. Nos manteníamos con entrenamientos por Zoom, pero no era lo mismo que estar en una cancha. Nos adaptamos a la vuelta bastante rápido y el equipo está muy bien”, analiza Noel Barrionuevo, una de las referentes del plantel, en charla con Clarín.

“La vuelta al hockey era todo un interrogante. ¿Qué iba a pasar cuando pudiéramos volver a jugar? Y nos sorprendió a todos lo rápido que nos adaptamos. El equipo retomó el ritmo muy rápido y todo fluyó. Eso habla también de la responsabilidad con la que todas nos mantuvimos durante la cuarentena. No fue una situación fácil, pero el equipo llegó óptimo”, amplía Delfina Merino.

Las Leonas, como todos los atletas olímpicos ya clasificados a Tokio, pudieron volver a trabajar en el CeNARD a principios de julio, en grupos reducidos y respetando los protocolos aprobados por el Ministerio de Salud.

Pero con el objetivo de intensificar aún más los entrenamientos, en especial las prácticas de juego, el plantel viajó el lunes 10 de agosto a Pinamar para una concentración un poco diferente a las que suelen hacer en la Costa. Antes de partir, todos las integrantes del plantel -sin excepción- se realizaron los tests para comprobar que nadie estuviera infectado.

“Era una de las condiciones para poder viajar y eso habla de la responsabilidad y la disciplina que vamos a tener como equipo. Teníamos que entrar a Pinamar libres de virus. Y gracias a Dios, salieron todos negativos. Si alguna llega a tener algún síntoma, nos los volveríamos a hacer. Por ahora estamos aisladas y cuidándonos realmente en una burbuja“, explica Merino, ganadora del título mundial en Rosario 2010 y plata olímpica en Londres 2012.

En Pinamar se instalaron en el hotel Zentiva, que está abierto exclusivamente para ellas. Allí tienen contacto solo con el personal, que es mismo todos los días. Las únicas salidas permitidas son a los lugares de entrenamiento, a los que llegan en transporte propio.

Una cancha de arena y otra de pista que hay en esa ciudad y un par de gimnasios, cerrados al resto del público, son los habituales escenarios de trabajo. Aunque el equipo también intercala sesiones de trote por la ciudad, la playa, los médanos y los bosques de Cariló, siempre con barbijos puestos, respetando los protocolos y cuidándose de hacerlas en lugares en los que no haya gente.

Con barbijos y siguiendo el protocolo sanitario, Las Leonas se mueven solo entre el hotel y los lugares de entrenamiento. Foto Instagram @barrionuevonoel

Con barbijos y siguiendo el protocolo sanitario, Las Leonas se mueven solo entre el hotel y los lugares de entrenamiento. Foto Instagram @barrionuevonoel

“Es una situación especial. La pandemia puso en jaque a todo el mundo. A nosotros nos cambió rotundamente el estilo de vida y tener la posibilidad de hacer esta concentración con el equipo nos hace volver a nuestra rutina. Pero hay muchos cambios, hay que tratar de adaptarse y tener muchos cuidados y seguir protocolo no solo para cuidarnos nosotras sino también a la gente de Pinamar. Si pensamos en lo que se está viviendo hoy, en un punto somos muy privilegiadas“, comenta la delantera.

Barrionuevo, campeona mundial en 2010 y ganadora de dos medallas olímpicas, reconoce que estar dentro de la “burbuja” es un poco raro y que se extrañan las “viejas” concentraciones, pero aseguró que hoy “esto es lo mejor”.

“Es algo nuevo, porque no estamos acostumbradas a estar tan aisladas, sin tener contacto con la gente de la ciudad, con las personas que suelen acercarse a los entrenamientos o al hotel, sin poder salir ni siquiera a dar una vuelta. Todo eso se extraña un poco, pero estas reglas no se discuten y hay que respetarlas. Hoy es lo mejor para cuidarnos y a toda la gente de Pinamar, que nos recibió muy bien”, afirma la defensora.

Su compañera cuenta que más allá del encierro, igual sienten el apoyo de la gente. “Tanto el personal del hotel, que es donde más contacto con gente de Pinamar tenemos, como las personas que pasan en auto mientras corremos o que cruzamos cuando vamos para las canchas o los gimnasios nos demostraron mucho cariño. Nos saludan, tocan bocinas, nos dicen que no aflojemos. Entendería si hay alguien que no se siente cómodo de que nosotras estemos acá, porque la gente está viviendo situaciones complicadas. Pero nos tratan bien y nos hacen sentir cómodas”, comenta Merino.

Las jornadas de doble entrenamiento con trabajos físicos y en el gimnasio, además de las prácticas de hockey, no les dejan mucho tiempo libre. Pero en el aislamiento tienen igual opciones para no aburrirse.

“Los pocos momentos libres que tenemos los usamos para recuperarnos con kinesiología y en la pileta del hotel. Después podemos distraernos con algún juego de mesa, alguna serie…”, relata Barrionuevo.

Merino agrega: “No sé cómo, pero el tiempo se pasa muy rápido. Los huequitos que tenemos suelen ser de descanso. También hay muchas chicas que aprovecharon este año para acelerar los estudios. Las ves pasear con los libros o con las llamadas por computadoras con sus universidades”.

Las Leonas aprovechan los escenarios naturales de Pinamar para entrenarse.
Foto Instagram @mariscandura

Las Leonas aprovechan los escenarios naturales de Pinamar para entrenarse. Foto Instagram @mariscandura

No solo por el “encierro” es diferente este viaje. No hay torneos en el futuro cercano. La Liga Pro, en la que marchan primeras con cinco victorias y una derrota, se reanudará para las Leonas el 3 de abril de 2021. Y los Juegos Olímpicos, en los que buscarán el ansiado oro -para sumar a las dos platas y los dos bronces que ya están en las vitrinas del hockey nacional- se inaugurarán el 23 de julio.

¿En qué encuentran entonces la motivación? “Es cierto que este año no vamos a disputar ningún torneo, pero en abril volveremos a competir porque se reanudará la Pro League y no es tanto el tiempo que falta. Porque veníamos de estar paradas casi cinco meses y necesitábamos volver a entrar en ritmo. Y esta concentración de tanta intensidad nos viene muy bien”, asegura Barrionuevo.

Merino concluye: “Nuestro objetivo mayor tiene que ver con los Juegos Olímpicos. Pero también es cierto que hay un poco de incertidumbre.Pertenecer a las Leonas te lleva a que todos los días entrenes con lo mejor que tenés, no importa si se juega hoy, mañana o dentro de un año. Y no importa si las condiciones van cambiando. Los grupos se forjan en momentos de crisis. Este equipo, que tiene muchas jugadoras jóvenes, puede aprovechar esta situación y apuntar a que el salto que se pegue vaya mucho más allá de un solo torneo”.