30.1 C
San Luis
lunes, marzo 1, 2021

Whatsapp: 2665 123260

Inicio Internacional China extiende su influencia en el Caribe e inquieta a Estados Unidos

China extiende su influencia en el Caribe e inquieta a Estados Unidos

Beijing aporta suministros e inversiones en la región debido a su importancia como un polo logístico y comercial.

CIUDAD DE MÉXICO — China le ha ofrecido a Jamaica préstamos y asesoría para construir carreteras. En todo el Caribe ha donado equipo de seguridad a las fuerzas militares y policíacas y ha armado una red de centros culturales chinos.

Y ha despachado cargamentos de kits de pruebas, tapabocas y respiradores para ayudar a los gobiernos a responder a la pandemia.

Las iniciativas son parte de un esfuerzo por parte de China para extender su influencia en la región. Mientras que los gobiernos de la región han dado la bienvenida al interés de Beijing, la administración Trump ha visto la creciente presencia China con desconfianza.

Andrew Holness, Primer Ministro de Jamaica, (izq.) con el Premier Li Keqiang de China, el año pasado. Foto: Florence Lo/Reuters.

Andrew Holness, Primer Ministro de Jamaica, (izq.) con el Premier Li Keqiang de China, el año pasado. Foto: Florence Lo/Reuters.

Los mercados del Caribe por lo general son pequeños y la mayoría de los países allí carece de las considerables reservas de materias primas que frecuentemente llaman la atención de China.

Pero los analistas afirman que la región tiene importancia como centro de logística, banca y comercio y podría ser muy valiosa en un conflicto militar debido a su proximidad con Estados Unidos.

“Hay muchas razones reafirmantes que van más allá de los estados de resultados”, dijo R. Evan Ellis, profesor de estudios latinoamericanos en el Instituto de Estudios Estratégicos del Colegio de Guerra del Ejército de Estados Unidos.

Los esfuerzos de China son parte de su estrategia global para forjar profundos lazos económicos y fuertes relaciones diplomáticas en todo el mundo, en parte a través de la construcción de megaproyectos de infraestructura bajo su ambiciosa Iniciativa del Cinturón y la Ruta de la Seda.

Otra motivación es ganarse al resto de los países que aún oficialmente reconocen a Taiwán, la mayoría de los cuales se encuentra en el Caribe y América Latina, dijo Richard L. Bernal, profesor en las Universidad de las Indias Occidentales en Jamaica y ex embajador jamaiquino en Estados Unidos.

Préstamos con bajos intereses del gobierno chino por más de 6 mil millones de dólares en el curso de 15 años han financiado iniciativas en todo el Caribe, según el Diálogo Interamericano, una organización de investigación con sede en Washington.

El total aumenta a 62 mil millones de dólares si se considera la asistencia otorgada a Venezuela, gran parte de la cual se brindó a cambio de suministros de petróleo a largo plazo.

Empresas chinas han invertido en puertos y logística marítima, empresas mineras y petroleras, en las industrias azucarera y maderera, en centros turísticos y proyectos tecnológicos. Entre 2002 y 2019, el comercio entre China y el Caribe se multiplicó por ocho, dijo Ellis.

El esfuerzo global de China ha generado críticas. EE.UU. y Europa occidental han llamado depredadora a la Iniciativa del Cinturón y la Ruta de la Seda. En 2018, Sri Lanka, incapaz de pagar préstamos, tuvo que ceder su puerto principal a China.

Pero los analistas que siguen de cerca la actividad de China en el Caribe dicen no haber visto evidencia de una trampa de deuda como en el caso del puerto srilanqués.

De acuerdo al Diálogo Interamericano, Beijing ha prestado a Jamaica unos 2.1 mil millones de dólares en los últimos 15 años para construir carreteras, puentes, un centro de convenciones y viviendas.

Subvenciones han financiado un hospital infantil, escuelas y un edificio para el ministerio de Relaciones Exteriores, entre otros proyectos, afirmó el Instituto de Planeación de Jamaica.

Y la inversión directa de empresas chinas ha inyectado más de 3 mil millones de dólares en proyectos, según reportes de los medios.

En noviembre pasado, Jamaica anunció que dejaría de negociar nuevos préstamos con China, pero que seguiría cooperando con los chinos en importantes megaproyectos vía empresas conjuntas y sociedades público-privadas.

Estados Unidos ha advertido a los aliados en la región sobre los riesgos de hacer negocios con Beijing, al subrayar peligros potenciales como construcción de mala calidad, préstamos depredadores y espionaje.

La embajada china en Kingston dijo en un comunicado que había profundizado su relación con los Estados del Caribe “con base en el respeto mutuo, igualdad y beneficio mutuo”. Y acusó a EE.UU. de incitar peleas.