9 C
San Luis
domingo, julio 21, 2024
InicioInternacionalChina publica datos que muestran ADN de perro mapache en el mercado...

China publica datos que muestran ADN de perro mapache en el mercado de Wuhan

Científicos del C.D.C. chino confirmaron que a principios de 2020 se encontró en el mercado ADN de perros mapache y otros animales susceptibles al coronavirus.

Científicos del gobierno chino publicaron el miércoles un estudio largamente esperado sobre un mercado de la ciudad de Wuhan, en el que reconocen que había allí animales susceptibles al coronavirus en la época en que surgió el virus.

Pero los científicos también afirmaron que seguía sin estar claro cómo empezó la pandemia.

El mapache Fritzi juega con agua en casa de la veterinaria Mathilde Laininger en Berlín, Alemania, el 27 de enero. REUTERS/Hannibal HanschkeEl mapache Fritzi juega con agua en casa de la veterinaria Mathilde Laininger en Berlín, Alemania, el 27 de enero. REUTERS/Hannibal Hanschke

El estudio, publicado en la revista Nature, se centró en frotis tomados de superficies a principios de 2020 en el Mercado Mayorista de Marisco de Huanan, un gran mercado donde habían trabajado o comprado muchos de los primeros pacientes de COVID conocidos.

Los científicos chinos habían publicado una primera versión de su análisis genético de esas muestras en febrero de 2022, pero en aquel momento restaron importancia a la posibilidad de infecciones animales en el mercado.

Los científicos, muchos de los cuales están afiliados al Centro Chino para el Control y la Prevención de Enfermedades, también querían publicar sus datos en una revista revisada por pares.

Y como parte de ese proceso, los científicos subieron más datos de secuencias genéticas a una gran base de datos internacional, dijeron el mes pasado los administradores de la base de datos.

Unas semanas después de que los datos se hicieran públicos, un equipo de científicos internacionales que habían estado estudiando los orígenes de la pandemia dijeron que se habían topado con las secuencias.

Descubrieron que las muestras que daban positivo para el coronavirus contenían material genético perteneciente a animales, incluidas grandes cantidades que coincidían con el perro mapache, un mamífero esponjoso que se vende por su piel y su carne y del que se sabía que podía propagar el coronavirus.

Ese análisis, objeto de un informe publicado en Internet a finales de marzo, no probaba que el propio perro mapache estuviera infectado ni que los animales transmitieran el virus a las personas.

Pero estableció que los perros mapache depositaron sus firmas genéticas en el mismo lugar donde quedó el material genético del virus.

Muchos virólogos afirmaron que esa hipótesis era coherente con otra en la que el virus pasara a las personas a partir de un animal salvaje comercializado ilegalmente en el mercado.

Al parecer, el análisis del equipo internacional aceleró la publicación del estudio de los científicos chinos sobre los mismos datos:

El artículo apareció el miércoles en el sitio web de Nature con una nota en la que se decía que había sido aceptado para su publicación, pero que todavía era una “versión temprana” y aún no había sido editado.

Varios autores del artículo afiliados al CDC chino, William J. Liu, George Gao y Guizhen Wu, no respondieron a las solicitudes de comentarios.

En su primera versión del artículo, de febrero de 2022, los autores chinos no mencionaban haber encontrado material genético de perros mapache en los hisopos del mercado, que se tomaron de paredes, suelos, jaulas metálicas y carros.

Aparte de eso, decían que los datos no apuntaban a ningún animal infectado.

Pero en la versión del miércoles, poco más de un año después, escribieron que el estudio “confirmaba la existencia de perros mapache” y otros animales susceptibles al coronavirus en el mercado.

Muchos científicos creen que las pruebas existentes apuntan a que esos animales actuaron probablemente como huéspedes intermediarios del virus, que probablemente se originó en los murciélagos.

Pero también afirman que las pruebas no descartan por completo una hipótesis en la que las personas transmitieran el virus a los animales del mercado.

Los autores chinos subrayaron esa incertidumbre en el nuevo estudio.

También plantearon la idea de que el virus podría haber llegado al mercado de Wuhan en paquetes de alimentos congelados, también conocidos como productos de cadena de frío.

Muchos científicos consideran esta hipótesis muy improbable, pero China la ha promovido porque da crédito a la idea de que la pandemia pudo comenzar fuera del país y llegar a través de alimentos importados.

“Todavía no puede descartarse la posibilidad de una posible introducción del virus en el mercado a través de seres humanos infectados, o de productos de la cadena de frío”, señala el artículo.

El estudio incluía también otros hallazgos poco probables, según declararon científicos externos en entrevistas el miércoles.

Por ejemplo, que los hisopos contenían material genético de una serie de animales que casi con toda seguridad no estaban presentes en el mercado, como pandas, chimpancés y ratas topo.

Alice Hughes, profesora asociada de la Universidad de Hong Kong especializada en biología de la conservación, dijo que la inclusión de esos animales sugería o bien que los autores habían clasificado incorrectamente el material genético o que las muestras se habían contaminado durante la secuenciación en un laboratorio.

“El mayor valor de este trabajo es el hecho de que libera un conjunto de datos para que otros científicos los analicen con más cuidado y responsabilidad”, dijo Hughes.

“Dados los errores flagrantes de este análisis, éste no se ha hecho con el suficiente cuidado como para confiar en ninguno de los resultados”.

Dudas

A la pregunta de cómo había tratado el proceso de revisión por pares de Nature los hallazgos sobre las especies, un portavoz de la revista señaló que los autores incluyeron una advertencia en el sentido de que la lista de especies identificadas en el mercado “no era definitiva” y se requerían más análisis.

Para los científicos internacionales que el mes pasado informaron por primera vez del hallazgo de indicios de perros mapache en los hisopos positivos al COVID, el último estudio de Nature deja sin respuesta una serie de preguntas importantes sobre los métodos utilizados por el equipo chino para analizar las secuencias.

No obstante, la publicación, así como una versión anterior de la misma publicada en Internet por los científicos chinos la semana pasada, aportó nuevos datos fundamentales, como el número de hisopos tomados de cada puesto del mercado, según Alexander Crits-Christoph, antiguo investigador postdoctoral y biólogo computacional de la Universidad Johns Hopkins que ayudó a dirigir el análisis del equipo internacional.

Con esa información, Crits-Christoph dijo que él y sus colaboradores pudieron confirmar un hallazgo importante:

Los hisopos tomados en un rincón del mercado donde se vendían animales salvajes tenían más probabilidades de dar positivo en las pruebas del virus, un resultado que no podía explicarse simplemente porque los investigadores chinos hubieran tomado más muestras en ese rincón, dijo.

“Es un conjunto de datos muy impresionante y su importancia es bastante alta”, dijo Crits-Christoph sobre las muestras del mercado.

“Y por eso, creo que es bueno que estos datos se hayan publicado en el registro científico, aunque no esté de acuerdo con todas las interpretaciones”.

Noticias Relacionadas

mas leido