18.2 C
San Luis
viernes, octubre 15, 2021
InicioDeportesLa dura realidad del futbolista argentino que fue a jugar a Grecia...

La dura realidad del futbolista argentino que fue a jugar a Grecia y hoy vive en la calle

Maximiliano Fornari viajó al otro lado del mundo para cumplir su sueño de jugar en Europa, quedó varado y sin dinero.

Todo comenzó la temporada pasada en el torneo de la Primera Nacional. Maximiliano Fornari hizo un notable campeonato en el Atlético Güemes, lo que despertó el interés de un agente griego que lo contactó para llevarlo a su país natal.

El argentino, ilusionado con dar el salto de su carrera a Europa y recalar en la segunda división de Grecia, aceptó y llegó a un acuerdo junto con su agente para firmar en el Apollon Larrisa.

Hasta ahí todo marchaba bien para el futbolista de 26 años que inició su carrera en Sarmiento de Junín. Su destino era la ciudad de Larisa, ubicada a 350 kilómetros de Atenas, sobre el Mar Egeo en la que habitan 160 mil personas y que cuenta con una antigüedad que se remonta hasta 12 mil años en el pasado, de acuerdo a los restos arqueológicos.

Según la mitología griega, allí nació Aquiles. Y allí comenzó el calvario del argentino Fornari, que nunca llegó a firmar su contrato con su nuevo club.

Maximiliano Fornari. 
Foto: El Gráfico.

Maximiliano Fornari. Foto: El Gráfico.

“Se complicó todo, no sé que pasó, los representantes que me llevaron se abrieron, me dejaron tirado…”, detalló el futbolista en el sitio web Llave de Gol.  Y agregó: “Dejé mi actual club porque me mandaron una oferta formal, pero nunca pude firmar el contrato”.

Sin equipo y a la deriva, el ex Ferro, Olimpo y Los Andes quedó varado en Grecia, con los problemas de logística propios que se generaron en los últimos meses, producto de las restricciones que implica la pandemia de coronavirus.

No puede volver a Argentina, no tiene dinero para comprar un pasaje de vuelta y ya no le alcanza ni para comer, por lo que tuvo que resignarse a vivir y dormir en la Plaza Central de la ciudad.

A pesar de las frustración y la decepción por el sueño frustrado, Fornari afirmó que se encuentra bien, a la espera de una solución o que alguien le acerque una oportunidad de encontrar la forma de volverse a la Argentina.

El extremo izquierdo jugó en Primera con la camiseta de Sarmiento de Junín y con Gabriel Schurrer como entrenador, con quien protagonizó un cruce que lo marginó del grupo.

En septiembre de 2016, Fornari insultó al técnico y fue separado del equipo: “Lo insulté y estoy arrepentido de todo esto. La culpa la tuve yo”, asumió en aquel tiempo mientras que el entrenador apuntó que “el chico necesita ayuda profesional para poder salir adelante”.

RELATED ARTICLES
- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

La red San Luis