18.8 C
San Luis
miércoles, julio 24, 2024
InicioInternacionalMacron afronta una semana crucial en su intento de cambiar Francia de...

Macron afronta una semana crucial en su intento de cambiar Francia de raíz

Se esperan de nuevo enormes multitudes para protestar contra el plan del presidente Emmanuel Macron de aumentar la edad de jubilación antes de una votación decisiva que podría redefinir su nación y su legado.

PARÍS – Una frase favorita de Emmanuel Macron, el presidente francés, es que en la vida “hay que arriesgarse”.

Él lo hizo, y ascendió de la nada hasta liderar Francia a los 39 años.

Ahora, seis años después, ha decidido arriesgar su futuro político remodelando Francia justo en el punto donde más se resiste al cambio.

Los 1,28 millones de manifestantes en las calles de Francia la semana pasada -3,5 millones según los sindicatos- tenían un mensaje inequívoco para el Sr. Macron: "Trabajar menos para vivir más", como rezaba un eslogan. Foto Benoit Tessier/ReutersLos 1,28 millones de manifestantes en las calles de Francia la semana pasada -3,5 millones según los sindicatos- tenían un mensaje inequívoco para el Sr. Macron: “Trabajar menos para vivir más”, como rezaba un eslogan. Foto Benoit Tessier/Reuters

Se espera que la batalla de Macron con la calle francesa sobre su plan de elevar la edad legal de jubilación de 62 a 64 años culmine esta semana en una votación decisiva en ambas cámaras del Parlamento el jueves.

Antes de eso, si las últimas semanas sirven de guía, el presidente puede esperar que más de un millón de ciudadanos franceses se unan en protestas por todo el país, con la esperanza de hacer retroceder el cambio.

En París, se manifestarán en las calles llenas de basura, sin recoger debido a las huelgas.

Con su intento de revisar el sistema de pensiones de Francia, Macron se ha enfrentado a la feroz resistencia francesa a un mundo de capitalismo desenfrenado, al profundo apego de la nación a la solidaridad social y a la omnipresente opinión de que una larga y penosa condena de trabajo solo se compensa con las liberadoras recompensas de una vida de pensionista.

Es una apuesta enorme.

“Cada país tiene un alma, y el alma de Francia es la igualdad”, dijo François Hollande, el predecesor de Macron como presidente.

El beneficio sigue siendo sospechoso para muchos franceses, que lo ven como un subterfugio de los ricos.

Los 1,28 millones de manifestantes en las calles de Francia la semana pasada -3,5 millones, según los sindicatos- tenían un mensaje inequívoco para Macron:

“Trabajar menos para vivir más”, como rezaba un eslogan.

Macron, de 45 años, parece impasible, resuelto en su convicción de que el cambio es esencial para la salud económica de Francia porque los trabajadores de hoy pagan las pensiones de un número creciente de jubilados que viven más tiempo.

Si Francia quiere invertir en la transición hacia una economía verde y en defensa en tiempos de guerra en Europa, no puede, en opinión de Macron, acumular déficits financiando una edad de jubilación que refleja la menor esperanza de vida de una época pasada.

“Es sencillo”, dijo Macron el año pasado.

“Si no resolvemos el problema de nuestros jubilados, no podremos invertir en todo lo demás.

Es nada menos que una elección de la sociedad que queremos”.

Puede que sea lógico, pero la reserva de simpatía de la que Macron podía depender antaño se ha evaporado.

El punto de inflexión de su segundo mandato, de menos de un año todavía y acompañado hasta ahora por una sensación de deriva, parece inminente.

Ganó la reelección el año pasado más como baluarte contra Marine Le Pen, la candidata de la extrema derecha, que otra cosa.

El niño prodigio de Europa está herido.

Hasta cierto punto, es vulnerable.

Sin embargo, insiste, con el estilo quijotesco del que ha hecho gala a menudo, en los cambios más difíciles en un momento en el que el 40% de las familias francesas afirman tener dificultades para llegar a fin de mes.

“Es una cuestión de ADN”, afirma Clément Beaune, ministro del Gobierno que conoce bien a Macron.

Como ex ministro de Economía, quiere una Francia sólida y en crecimiento, en el centro de Europa”.

Cuando se le pregunta por el legado más importante de su primer mandato, siempre dice que reducir drásticamente el desempleo.”

La tasa de desempleo ha caído a poco más del 7%, bajo para Francia, desde el 9,5% cuando Macron asumió el cargo en 2017, un reflejo de sus cambios radicales para liberar el mercado laboral, lo que ha ayudado a atraer una mayor inversión extranjera.

Sin embargo, la ampliación de la mano de obra no acelera los latidos de los corazones franceses.

Sí lo hacen las seis jornadas de huelgas y manifestaciones de los dos últimos meses.

Las protestas han ido acompañadas de un derroche de simpatía.

Las encuestas sugieren que al menos dos tercios de los franceses no quieren que se aumente la edad de jubilación.

Los fondos de solidaridad apoyan a los huelguistas que pierden su salario.

Los sindicatos, desde la extrema izquierda hasta el centro, han actuado al unísono de forma inusual.

Han atacado el relativo silencio de Macron como “un grave problema democrático que conduce inevitablemente a una situación que podría llegar a ser explosiva”, como expresaron en una carta a Macron la semana pasada.

El grado de explosividad se revelará en los próximos días.

El partido político centrista de Macron, Renaissance -antes conocido como La République en Marche-, con el apoyo de los Republicanos de centro-derecha, debería prevalecer, pero el apoyo parece estar vacilando, y el resultado no está claro.

Renaissance tiene 260 escaños y Los Republicanos 61, por lo que se necesitan 289 votos para la mayoría.

“No es seguro que se apruebe la reforma”, afirma Alain Duhamel, autor y comentarista político.

Hace un mes, habría dicho que se aprobaba en un 80%; ahora diría que en un 60%”.

Macron ha hecho una apuesta arriesgada.

Su lógica es evidente, pero no su urgencia“.

Para Macron, inclinado a las ideas radicales, la urgencia parece residir precisamente en la lógica.

Francia es un caso extremo.

La edad de jubilación en Europa se ha elevado en general por encima de los 65 años.

En Alemania, es de 65 años y 7 meses.

En Italia, 67 años.

En los Países Bajos llegará a los 67 el año que viene.

Y en España, en 2027.

Pero como Francia se ve a sí misma como un modelo aparte, tiende a no dejarse impresionar por estas comparaciones.

Para Macron, Francia debe competir; no puede, en su opinión, verse lastrada por normativas obsoletas.

“Su principal valor, o convicción, es el trabajo”, dijo Duhamel.

“Trabajar más para crecer más”.

Pero el mensaje, o la narrativa, de Macron sobre la reforma de las pensiones ha sido difícil de seguir para muchos franceses.

En diferentes momentos, ha sido sobre la justicia, sobre las finanzas públicas parlous, incluso sobre el cumplimiento de un programa de izquierda.

“La reforma de las pensiones es una reforma de la izquierda”, declaró Olivier Dussopt, ministro francés de Trabajo, Empleo e Inclusión Económica, al diario Le Parisien.

“Podría haber sido impulsada por un gobierno socialdemócrata“.

Esto ocurrió en Alemania hace dos décadas, bajo el canciller socialdemócrata Gerhard Schröder.

No está ocurriendo en Francia.

Macron surgió del Partido Socialista sólo para destrozarlo.

Ha demostrado tener ideas económicas más asociadas en Francia a la derecha, fuente de parte de la furia que a menudo se dirige contra él.

Sin embargo, lo que es exactamente el “macronismo”, aparte del derecho a cambiar de opinión y un movimiento para ocupar todo el término medio de la política, sigue siendo un misterio.

Pero tanto en la reforma de las pensiones como en su compromiso con la Unión Europea, se ha mostrado inquebrantable.

A falta de aprobación parlamentaria, el Gobierno podría recurrir al artículo 49.3 de la Constitución francesa, que se ha utilizado para aprobar leyes sin votación.

Pero en una cuestión de tal magnitud y contenciosidad, esto casi con toda seguridad olería a desprecio por el proceso democrático y podría cimentar las acusaciones contra Macron de gobierno distante y verticalista.

“Hoy, lo que está sucediendo es masivo”, dijo Marylise Léon, líder adjunta de la Confederación Democrática Francesa del Trabajo, el sindicato más grande y moderado de Francia, al diario Le Monde.

“El señor Macron no puede comportarse como si el movimiento no existiera. Eso sería una locura”.

Macron ha declinado reunirse con los líderes sindicales, aunque ha dicho que el Gobierno está abierto al diálogo.

Parece estar adoptando una posición que no es infrecuente entre los presidentes de la V República:

establecer las líneas generales de la política y dejar que Élisabeth Borne, la primera ministra, dirija la dura tarea de aprobar la legislación.

En todo caso, esta política ha dejado al Presidente más aislado.

Su círculo íntimo es estrecho, dominado por su esposa, Brigitte, que le protege intensamente, y por Alexis Kohler, secretario general del Elíseo y firme partidario de la reforma, que ha estado al lado del presidente desde que Macron se convirtió en ministro de Economía en 2014.

Inevitablemente, con Macron limitado a dos mandatos, su legado ha empezado a cobrar importancia.

Su compromiso con una Europa fuerte de mayor “autonomía estratégica” sigue siendo fundamental, y cree claramente que solo una Francia modernizada con un presupuesto equilibrado capaz de invertir profundamente en educación, innovación tecnológica, independencia industrial, energías renovables, fuerzas armadas y energía nuclear puede liderar ese impulso.

En este sentido, el cambio de las pensiones forma parte de la ambición europea más amplia de Macron.

Si logra que se apruebe la reforma, Macron seguirá sin duda con medidas sociales compensatorias, incluidos intentos de mejorar las condiciones laborales y ampliar la formación en el puesto de trabajo.

Beaune, el ministro delegado de Transportes, describió la idea central como “trabajar más, pero trabajar mejor“.

No está claro si esto bastará, en caso de que se apruebe la legislación, para cerrar la brecha que se ha abierto en Francia en torno a la reforma de las pensiones.

Mucho dependerá de ello, porque una Francia en guerra consigo misma probablemente beneficie a los extremos políticos de izquierda y derecha.

“La obsesión de Macron es que Le Pen no le suceda”, afirma Beaune.

“Porque si ella lo hace, eso es lo que la gente recordará”.

Noticias Relacionadas

mas leido